,

No desenamores a tus clientes

¡Feliz San Valentín!

San Valentín es una de esas fechas mágicas para las casas rurales, todo el mundo busca ese lugar ideal para pasar un fin de semana romántico en pareja y volverse a enamorar. Pero no todo vale en el Día de los enamorados, pues el abuso de elementos y la cantidad de ofertas puede hacernos caer en el error de “desenamorar” a nuestros clientes.

Para que esto no te ocurra, te damos 5 “tips” que NO hacer en San Valentín.

  • Tu alojamiento no es un restaurante chino.

    Sí, no nos hemos equivocado, hablamos de un restaurante chino. ¿Por qué? Pues porque parece que los pétalos de rosa de plástico, los corazones de cartón rojo y purpurina y otros “chismes” y decoraciones se apoderan de los hoteles y casitas, consiguiendo una decoración bizarra y, no nos engañemos, nada romántica.

    Entonces, ¿no hay que decorar?

    Sí, se puede decorar o más bien ambientar nuestro establecimiento pero con mimo y simplicidad, cada uno a su estilo, pero intentando hacer una inversión que haga resplandecer nuestro alojamiento, pues el objetivo principal en San Valentín es enamorar y tenemos la obligación de intentarlo.

  • Los bombones engordan

    Si echáis un vistazo a las webs de alojamientos rurales o no, veréis como hay múltiples ofertas que ofrecen un “Pack Romántico”. La mayoría de las veces, consiste en una habitación doble con cena, botella de cava y bombones en la habitación. ¿Os suena?

    Está bien agasajar a nuestros clientes con un tentempié en la habitación, incluso están bien los bombones y la copa de cava pero, ¿no os gustaría ser un poco más originales?

    Hay otras opciones para agasajar a nuestros clientes e intentar proporcionarles el fin de semana más romántico del mundo sin necesidad de que viajen a París.

    Por ejemplo: Podemos ofrecer una cena en la habitación, llenarles la terraza de velas, preparar una lista de canciones de amor en spotify (esto incluso, lo podemos hacer por edades, cada generación tiene sus canciones preferidas). Podemos ir más allá y ponernos en contacto con nuestros clientes unos días antes para que encuentren sus regalos en la habitación, ellos nos dirán qué quieren, vamos, personalizar al máximo la experiencia.

  • Los enamorados también comen

    Además de pasar tiempo juntos y disfrutar del lugar, las personas también comen, por lo que no debemos olvidar este detalle e intentar ponérselo lo más fácil posible. Lo más importante es no ser demasiado pesados y darles un amplio horario, pues ir con una agenda muy apretada no va a fomentar el romanticismo. ¿Por qué no ampliar los horarios de desayuno?

    Como ya adelantábamos en el punto anterior, podríamos ofrecerles desayuno y cena en la habitación, preparar una comida romántica en el jardín (si no hace frío o si tenemos estufas). Tener un menú cuidado y con más de una opción ayudará mucho a terminar de convencerles de que somos su mejor opción.

    Y si el alojamiento no ofrece comidas, se puede hacer una excepción para estas fechas y ofrecerles la posibilidad de un servicio a domicilio, seguro que los restaurantes de la zona estarán encantados de completar esta oferta de San Valentín.

  • Romántico y privado, pero no aislado

    La mayoría de parejas buscará privacidad, ya que esta escapada tiene el objetivo de celebrar su amor y vivirlo juntos, pero esta condición no está reñida con compartir espacios con otras parejas que buscan lo mismo.

    Si tenemos espacio, podemos organizar algún evento que reúna a todos en un mismo espacio. Desde un concierto íntimo a una competición por parejas.

  • ¿Sólo un fin de semana?

    Una de las ideas más recurrentes a la hora de “declararse” o “pedir matrimonio” suele ser volver al lugar donde se conocieron o a aquel hotelito tan romántico donde celebraron su primer San Valentín. Por eso aprovecha la oportunidad y en vez de regalarles el cava ofréceles un incentivo para que vuelvan el año que viene, o el día se su aniversario, o para el cumpleaños de él o ella.

    Además de conseguir que pasen un fin de semana de ensueño, les estás dando la oportunidad de revivirlo cuando quieran.

San Valentín es cada 14 de febrero, pero las escapadas románticas suceden durante todo el año, así es que no dudes en hacer una pequeña inversión, ya que ésta se amortizará rápido y, si ha funcionado, habrás creado un nuevo producto que ofrecer en cualquier época del año.

El mejor consejo que podemos dar es: Sé atrevido, pase lo que pase habrás aprendido algo.

¿Tienes alguna otra idea? ¡Compártela con nosotros!

2 Respuestas
  1. Miryam
    Miryam Dice:

    Tienes toooooda la razón del mundo. No a las casas rurales y su decoración cual resturante chino. Y sí a una lista de canciones de spotify 😉 Saludos rurales

    Responder
    • Anna Cano Linares
      Anna Cano Linares Dice:

      Jaja, está claro que hay diversidad en gustos y estilos y eso es enriquecedor, pero también hay tendencias y “Be simple, Be good”, o “Menos es más” acostumbran a triunfar hoy día. Gracias Miryam 😉

      Responder

Deja un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *